Una 2a Ración de Sopa de Pollo para el Alma del Adolescente: Más relatos sobre la vida, el amor y el aprendizaje

Una 2a Ración de Sopa de Pollo para el Alma del Adolescente: Más relatos sobre la vida, el amor y el aprendizaje

NOOK Book(eBook)

$9.99

Available on Compatible NOOK Devices and the free NOOK Apps.
WANT A NOOK?  Explore Now

Overview

Chicken Soup for the Teenage Soul II offers more inspiring stories to help you master the game we call life. Today's teens have ever more issues and social pressures to juggle than young adults just 20 years ago. This book, like its predecessor, can be your guide - a beacon in the darkness, a safe haven in a storm, a warm hug in the cold and a respite from loneliness. There's no preaching as to what you should and shouldn't do. Instead, this book is full of teens sharing their experiences on learning to accept like, becoming the best person you can be, being happy with who you are, and loving yourself - no matter what. 

 

Product Details

ISBN-13: 9781453280348
Publisher: Chicken Soup for the Soul
Publication date: 08/05/2014
Series: Sopa de Pollo para el Alma
Sold by: SIMON & SCHUSTER
Format: NOOK Book
Pages: 350
Sales rank: 927,150
File size: 885 KB
Age Range: 12 - 15 Years

About the Author

Jack Canfield is cocreator of the Chicken Soup for the Soul® series, which includes forty New York Times bestsellers, and coauthor of The Success Principles: How to Get from Where You Are to Where You Want to Be. He is a leader in the field of personal transformation and peak performance and is currently CEO of the Canfield Training Group and Founder and Chairman of the Board of The Foundation for Self-Esteem. An internationally renowned corporate trainer and keynote speaker, he lives in Santa Barbara, California.
 Mark Victor Hansen is a co-founder of Chicken Soup for the Soul.

Hometown:

Santa Barbara, California

Date of Birth:

August 19, 1944

Place of Birth:

Fort Worth, Texas

Education:

B.A. in History, Harvard University, 1966; M.A.T. Program, University of Chicago, 1968; M.Ed., U. of Massachusetts, 1973

Read an Excerpt

Una 2a Ración de Sopa de Pollo para el Alma del Adolescente

Más relatos sobre la vida, el amor y el aprendizaje


By Jack Canfield, Mark Víctor, Kimberly Kirberger

Open Road Español

Copyright © 2014 Chicken Soup for the Soul Publishing, LLC
All rights reserved.
ISBN: 978-1-4532-8034-8



CHAPTER 1

Luz de estrella, brillo de estrella


Cuando yo tenía cinco años, sentía una atracción especial por los juguetes de mi hermana. Y no importaba que yo tuviera un baúl lleno de muñecas y juguetes. Sus tesoros de "niña grande" eran más fáciles de romper y mucho más atractivos. En igual forma, cuando yo tenía diez y ella doce, atraían mi atención los aretes y el maquillaje con los que poco a poco le permitían experimentar; mientras que mi anterior afición de atrapar insectos parecía estar perdiéndose en el olvido.

Esa fue una tendencia que continuó año tras año, y que mi hermana soportó con tolerancia, excepto por algunos moretones y amenazas de aterradores "cortes de pelo" mientras yo dormía. Cuando entré a secundaria y usé sus broches nuevos para el cabello, nuestra madre le recordaba continuamente que el que yo la imitara era en realidad un cumplido a su buen gusto para vestir. Le dijo cuando entré a la preparatoria llevando puesta su ropa, que algún día se reiría y me recordaría que ella fue siempre la más calmada de las dos.

Siempre había pensado que mi hermana tenía buen gusto, pero nunca tanto como cuando empezó a llevar muchachos a la casa. Yo disfrutaba de un desfile constante de muchachos de dieciséis años paseando por la casa, hartándose de comida en la cocina o jugando basquetbol frente al garaje.

Recientemente me había dado cuenta de que los chicos en realidad no eran tan "repugnantes" como yo pensaba, y que tal vez, después de todo, no era tan malo arriesgarse a que te pegaran los piojos. Pero sucedió que los chicos de primer año que tenían mi edad, con quienes mis amigas y yo habíamos pasado meses bromeando en los juegos de futbol, empezaron a parecerme demasiado infantiles. Ellos no podían conducir automóviles ni tampoco usaban chamarras con emblemas de la universidad. Los amigos de mi hermana eran altos, divertidos y, aunque mi hermana insista en librarse rápidamente de mí, siempre fueron amables conmigo mientras ella me sacaba por la puerta.

Algunas veces yo era afortunada y ellos iban a buscarla cuando ella no estaba en casa. Había uno en particular que sostenía largas pláticas conmigo antes de irse a hacer lo que sea que hicieran los chicos de dieciséis años (todavía era un misterio para mí). Él me hablaba en la misma forma en que platicaba con cualquiera, no me trataba como a una niña, no como a la hermanita de su amiga ... y siempre me daba un abrazo de despedida antes de marcharse.

No era de sorprenderse que antes de que pasara mucho tiempo ya estuviera delirando por él. Mis amigas me decían que no tenía ninguna oportunidad con un chico así. Mi hermana se veía preocupada por la posibilidad de que me rompiera el corazón. Pero una no puede evitar enamorarse de alguien, sin importar que sea mayor o menor, que sea más alto o más bajo, que sea totalmente opuesto o idéntico a una. Cuando estaba con él, la emoción me recorría como una aplanadora y yo sabía que ya era demasiado tarde para intentar ser sensata: estaba enamorada.

Esto no quiere decir que no entendiera que existía la posibilidad de que me rechazara. Estaba consciente de que arriesgaba mucho mis sentimientos y mi orgullo. Si no le entregaba mi corazón no existiría la posibilidad de que él lo destrozara ... pero también existía la posibilidad de que no lo hiciera.

Una noche, antes de que él se marchara, nos sentamos frente al pórtico de la casa, platicando y observando las estrellas conforme empezaban a aparecer en el cielo. Él me miró con cierta seriedad y me preguntó si yo creía que las estrellas concedían deseos. Sorprendida, pero con la misma seriedad, le dije que nunca lo había intentado.

—Bueno —me dijo él—, ya es tiempo de que lo intentes.

Señaló el cielo y añadió:

—Elige una y pídele lo que más desees.

Yo observé el cielo y escogí la más brillante que pude encontrar. Cerré los ojos con fuerza y, con lo que sentí que era toda una colonia de mariposas en mi estómago, deseé tener valor. Abrí los ojos y lo vi sonriendo al observar mi tremendo esfuerzo para pedir un deseo. Me preguntó qué era lo que había pedido, y cuando le respondí se quedó sorprendido y me preguntó:

—¿Valor?, ¿para qué?

Respiré muy profundo y le dije:

—Para hacer esto.

Y lo besé, con todo y su licencia de manejo, su chamarra de la universidad y sus dieciséis años. Fue una valentía que yo no sabía que tenía, una fuerza que emanó de mi corazón y desplazó a mi mente para tomar el control.

Cuando me retiré, observé la mirada de sorpresa en su rostro, una mirada que después se convirtió en sonrisa y luego en risa. Después de buscar qué decir durante lo que me parecieron horas, él tomó mi mano y me dijo:

—Bueno, creo que esta noche tenemos suerte. Nuestros deseos se convirtieron en realidad.

Kelly Garnett

CHAPTER 2

Aplicación práctica


Él le enseña a ella aritmética,
él dice que esa es su misión,
la besa una vez y dos y dice:
"Pues bien, esto es suma."
Conforme él adiciona beso tras beso
en silenciosa satisfacción,
ella dulcemente regresa los besos y dice:
"Y esto, resta."

Así, él la besa y ella lo besa,
sin ninguna explicación,
y ambos sonríen y dicen:
"Y esto, multiplicación."
Entonces papá entra en escena y
toma una rápida decisión.
De un puntapié lanza al chico hacia la calle
y dice: "Y esto ... es una buena división."

Dan Clark

CHAPTER 3

Una nerd, una cerebrito, un ratón de biblioteca


El amor no es lo que llegamos a ser, sino lo que ya somos.


Stephen Levine

"Párate derecha, con los hombros hacia atrás, levanta el mentón, mira hacia el frente, sonríe", me dije. No, era una tarea imposible. Me puse los anteojos y volví a mi habitual postura desgarbada. Me arrepentí de inmediato de esa decisión mientras me deslizaba discretamente en mi pupitre. Sus ojos ni siquiera se movieron para mirarme mientras yo entraba. Tampoco tenía mucho caso que, como último recurso, aclarara mi garganta para que él notara mi llegada.

Conforme sacaba mi carpeta claramente rotulada "Historia", lo miré de reojo con discreción mientras él se sentaba en el pupitre junto al mío. Ahí estaba justo como lo había soñado la noche anterior: perfecto. Todo en él estaba bien: su sonrisa, la forma en que un mechón de cabello caía sobre sus ojos y, ah, sus ojos. Él debe de haber sentido que lo observaba porque, de repente, volteó y me miró. Yo, rápidamente bajé la mirada y la dirigí a mi carpeta fingiendo estar muy interesada en buscar un apunte. Ni siquiera me atreví a ver de reojo para saber si aún me observaba. En lugar de eso, desvié la vista hacia la ventana. La luz del sol me hizo entrecerrar los ojos.

Es irónico, pero pasaré el verano en la escuela. Yo no reprobé esta materia, como lo hicieron todos los demás estudiantes que están aquí. Lo que pasa es que tengo un increíble anhelo de aprender y quiero sacar el mejor provecho posible de mi paso por la preparatoria. Para decirlo más claramente, soy una nerd. Una cerebrito. Un ratón de biblioteca.

Con el rabillo del ojo pude ver que su mano estaba a punto de tocarme el hombro. Cada músculo de mi cuerpo se tensó. Fue un toque tan suave que casi no pude sentir sus dedos. Volteé hacia él con los ojos fijos en el mosaico del piso. No pude atreverme a mirarlo a los ojos. En ese instante, simplemente no me sentí merecedora de tal cosa.

—La tarea de ayer, ¿la terminaste? —me preguntó él.

"¡Por supuesto que la terminé! Terminé todas las tareas de ayer. ¿Qué no sabes quién soy? Soy la persona más inteligente de toda la escuela. Todas las noches de todos los días paso innumerables horas frente a la pantalla de mi computadora. El vigor que hay en mí me impulsa todavía con más fuerza. Algún día seré un ser tan inadaptado que desearé ir a las fiestas con mi laptop. No, aún no he llegado a esos extremos. Por ahora, me complace saber que aún hay algo que no sé: lo que estás pensando en este instante."

Aclaré mi garganta y dije:

—Sí, terminé la tarea.

—Yo me atoré un poco con la pregunta trece. ¿Sabes cuál es la respuesta? —dijo, mientras ponía el lápiz sobre su oreja con un suave movimiento.

—Yo —le respondí.

—¿Qué? ¿Tú eres la respuesta? —me preguntó confundido.

—No, no.

Pude sentir que mis mejillas se encendían. "¡Diablos! Si soy tan inteligente, ¿cómo es posible que cometiera tal error? He practicado miles de veces lo que debía decirle." Supuestamente la conversación debería desembocar en una invitación para salir. Él se reiría por mi ingenio y pensaría que no existe nadie más interesante que yo.

Respiré hondo y dije:

—El grupo de expertos que trabajaba con Franklin Roosevelt.

Me dio las gracias mientras tomaba el lápiz que estaba en su oreja. Lo observé cuando él anotaba con descuido la respuesta y luego cambiaba la mirada del cuaderno hacia la rubia detrás de él; intentó impresionarla haciendo uso de su sentido del humor. Ella apenas si sonrió. Yo hubiera reído estrepitosamente. Pero entonces recordé que el comentario humorístico no era para mí. Estudié los movimientos del cuerpo de ella mientras se inclinaba hacia él, jugueteando con un mechón de cabello entre sus dedos. Un milímetro más y sus narices se habrían tocado. Con toda intención, empujé mi lápiz para que cayera del pupitre.

Distraído, desplazó su atención de los ojos de la rubia hacia el piso. Se inclinó y recogió el lápiz que estaba medio roído. Se enderezó y su nariz quedó más cerca de la mía de lo que había estado de la de ella. Mi mano rozó la suya al momento de tomar mi lápiz. Mis brazos se erizaron y mi corazón aceleró su ritmo. El nunca me había demostrado tanto interés.

Como si ese momento hubiera sido sólo parte de su imaginación, sin decir palabra, regresó con su reina de belleza. Desilusionada, me incliné hacia adelante y me apoyé en la mano, mirando aterrada cómo ella sacaba su crema labial. Con mucha exageración humectó sus labios y los oprimió con firmeza. Los hermosos ojos de él no podían dejar de mirarla. Yo deseaba gritar y sacudirlo para hacerlo despertar. ¡Esa mujer es una farsa! Detrás de su exterior de reina de belleza sólo existe un espacio vacío y desperdiciado.

"Algún día nos salvaremos el uno al otro, juré en silencio. En una forma poco convencional, somos muy semejantes. Ambos tenemos una extrema necesidad de ser rescatados de un mundo de fantasía. Esto, por sí solo, constituye una base para construir una relación."

Esta noche podría ir a Wal-Mart y comprar un tinte para el cabello y crema labial. O, tal vez, buscar en el centro comercial hasta que encuentre la blusa que ella usaba. Debería aprovechar el clima veraniego y broncearme la piel. En lugar de eso, terminaré haciendo la tarea.

No, hoy voy a practicar: practicaré pararme derecha, con los hombros hacia atrás, levantar el mentón y sonreír. Así, mañana, tal vez, él me pregunte la respuesta número doce ... y mi nombre.

Kimberly Russell

CHAPTER 4

Mi ángel tiene una aureola


Siempre fuiste temerario. Volabas tres metros o más con tu bicicleta (tu placer y tu orgullo), remontándote hasta las alturas asido de una cuerda o siendo el primero en arrojarse al lago.

Creo que eso es lo que te confiere tanto tu carácter maravilloso como una extraordinaria fuerza interior. Lo que más me sorprende de ti es el hecho de que, sin importar de qué se trate, tu determinación logra vencer todos tus temores. No permites nunca que el temor interfiera con el logro de tus metas.

Pero, a pesar de todas tus peligrosas acrobacias, nunca pensé que llegaría este día. (Tal vez lo pensé en el fondo de mi mente, pero sólo ahí.)

Habías salido en un viaje a la costa y yo esperaba con ansiedad tu llamada. Llegó la mañana del tercer día de los siete que estarías fuera. Tu voz era normal, pero no así tus palabras: "Me rompí el cuello."

Justo en ese momento, todos los temores del mundo se agolparon en mi corazón. Mi madre me recordó rápidamente que, por ti, debía conservar la fortaleza. No hablé mucho. Sólo lloré en silencio mientras me explicabas tu penosa experiencia y sobre el collarín que deberías usar durante dos meses para mantener estabilizada la cabeza mientras tu cuello sanaba.

Me pareció que estabas bien, tomando en cuenta la situación, pero con molestias y decaído. Colgué el teléfono, al final, mis lágrimas pudieron fluir libremente, y así lo hicieron. Durante el transcurso del día logré aceptar el hecho de que estarías enyesado durante dos largos meses, todo excepto tus brazos. Al principio fui egoísta y pensé en la forma en que esto me afectaría. "Él no puede manejar, así que nos veremos con menos frecuencia. No podrá llevarme a la escuela el primer día de clases. Ni siquiera podré darle un abrazo de verdad." Entonces recordé y me dije: "Amanda, alégrate de que aún esté aquí con vida y de que puedes abrazarlo, no importa en qué forma. Y debes estar agradecida por el hecho de que aún puede caminar."

Fui a verte esta noche. Te veías bien, pero sin tu sonrisa: no había sonrisas, al menos no hasta que viste el video de tus acrobacias en la bicicleta. Percibí una determinación en tus ojos y eso llenó de lágrimas los míos. Sé que estás asustado, pero también sé que vas a estar bien. Porque, nuevamente, esa determinación dentro de ti va a evitar que los temores prevalezcan, y volverás a estar al ciento diez por ciento. Me ayudaste a tener menos temor por ti. Dejé de preocuparme por lo que no podías hacer y en su lugar me concentré en lo que sí puedes hacer, o en lo que volverás a hacer. Dos meses son muy poco tiempo comparados con toda una vida por vivir.

Quiero darte las gracias. Sólo en este día me has enseñado más sobre fuerza interior y determinación de lo que había aprendido en toda mi vida. Te amo, Logan. Todos te amamos. Nunca te descorazones. Tan sólo deja que tu maravilloso yo interior brille. Vas a salir triunfante de esto, dándote ánimo a cada paso, porque eso es lo que eres: un luchador. Me siento mucho mejor ahora que ya no estoy pensando en lo que no tendré y lo que no obtendré de ti. En lugar de eso, me siento agradecida y feliz de que seas quien eres.

Todo lo que ahora tengo para ti es fe y determinación. Siempre supe que eras una bendición para mí, mi ángel. Ahora, durante dos meses, tendrás un collarín blanco como aureola para demostrarlo.

Amanda Johnson

CHAPTER 5

Un trago de agua fresca


Después de cepillarme los dientes me incliné para tomar un poco de agua fresca del grifo, acción que me remontó a aquel verano inolvidable. Fue el verano en que empezó la vida: el verano en que cumplí dieciséis años. Yo tenía mi automóvil propio, al igual que un espíritu nuevo. No fue el recuerdo de un privilegio nuevo lo que llegó a mi mente, sino el de él, apareciendo con una sonrisa dibujada en sus labios y observándome mientras yo tomaba agua del grifo. Ese fue el recuerdo que se precipitó en mi mente.

Nuestra relación fue todo lo que debió ser, fue casi como si el tiempo que estuvimos juntos hubiera sido escrito para una novela. Nos conocimos por medio de amigos en común, como sucede con la mayoría de las relaciones en la escuela. Nuestra amistad se hizo más cercana durante el año escolar, y pasábamos tiempo juntos entre semana mientras ensayábamos para la producción musical de la escuela, y los fines de semana con los amigos. Al poco tiempo, cuando el clima lo permitía, y a veces a pesar del clima, íbamos a la playa con los amigos y una hielera repleta de refrescos. Fue un sábado, de regreso a casa después de haber estado en la playa, cuando comprendí que sentía algo por él. Todo parecía señalar que era amor. A duras penas podía estar sentada en clase, tranquila, esperando la siguiente ocasión en que lo vería y los siguientes fines de semana que pasaríamos juntos. Estar en sus brazos eran algunos de los momentos más felices que jamás había experimentado. Podía mirar profundamente sus ojos y sentirme encantada por siempre.

Estar a su lado cambió mi alma. Lo compartía todo con él, aun las cosas que no platicaba ni con mi familia ni con mis mejores amigas. Sentía que su amor penetraba poco a poco la dura coraza de timidez que me rodeaba. Su confianza, su amor y su apoyo me sacaron de la tierra y me depositaron con dulzura en las nubes. El rompió las cadenas que yo me había puesto. Con él adquirí una nueva percepción del mundo. Fue como si una gigantesca y oscura montaña hubiera estado frente a mí y, de la nada, él me hubiera proporcionado las alas para volar más allá de la montaña.

Por desgracia todas las cosas buenas tienen un final. Sí, incluso mi primer amor. Yo maduré mucho durante el tiempo en que estuvimos juntos, lo que posiblemente me hizo comprender en forma más clara lo que es el verdadero amor. Con el tiempo las suaves nubes se alejaron y fueron reemplazadas por un nuevo sentimiento de zozobra de que lo que hacía estaba mal. Aquellos ojos que me hechizaban de amor pronto se convirtieron en los de un querido amigo. De alguna manera, el hechizo se había roto. Yo deseaba con todas mis fuerzas poder recuperar aquellas largas noches de verano que habíamos compartido juntos, abrazados bajo la luz de la luna. Pero al mismo tiempo que anhelaba aquellas noches, también anhelaba una nueva libertad. En alguna forma, la aventura se había convertido en rutina.


(Continues...)

Excerpted from Una 2a Ración de Sopa de Pollo para el Alma del Adolescente by Jack Canfield, Mark Víctor, Kimberly Kirberger. Copyright © 2014 Chicken Soup for the Soul Publishing, LLC. Excerpted by permission of Open Road Español.
All rights reserved. No part of this excerpt may be reproduced or reprinted without permission in writing from the publisher.
Excerpts are provided by Dial-A-Book Inc. solely for the personal use of visitors to this web site.

Table of Contents

Contents

Introducción,
1. SOBRE LAS RELACIONES,
2. SOBRE LA AMISTAD,
3. SOBRE EL AMOR Y LA BONDAD,
4. SITUACIONES TRÁGICAS,
5. SOBRE LA FAMILIA,
6. LECCIONES DE APRENDIZAJE,
7. LA GRAN DIFERENCIA,
8. SOBRE EL CRECIMIENTO,
¿Quién es Jack Canfield?,
¿Quién es Mark Victor Hansen?,
¿Quién es Kimberly Kirberger?,
Colaboradores,
Permisos,

Customer Reviews

Most Helpful Customer Reviews

See All Customer Reviews