El bosque de los pigmeos (Forest of the Pygmies)

El bosque de los pigmeos (Forest of the Pygmies)

by Isabel Allende

Paperback(Spanish-language Edition)

$18.91 $25.80 Save 27% Current price is $18.91, Original price is $25.8. You Save 27%.
View All Available Formats & Editions

Overview

Alexander Cold sabe muy bien que su abuela Kate siempre está en busca de una nueva aventura. Cuando la International Geographic le pide que escriba un artículo sobre los primeros safaris africanos llevados por elefantes, Kate, Alexander y Nadia -junto con el equipo de fotógrafos de la revista- deciden adentrarse en las ardientes planicies de Kenya.

Sin embargo, no tardan en conocer a un misionario católico que se acerca a ellos para preguntarles si han visto a sus compañeros que, misteriosamente, han desaparecido. Kate, Alexander, Nadia y todo el equipo de la International Geographic deciden ayudarle. Contratan a un piloto local que los lleva a las pantanosas junglas de Ngoubé. Ahí descubren una tribu de pigmeos que se revela ser un feroz y sorprendente mundo de corrupción, esclavitud y crueldad.

Con la ayuda de los poderes mágicos de sus animales totémicos, Jaguar y Águila, Alexander y Nadia se lanzan en una asombrosa y espectacular lucha por restaurar la libertad, y devolver el poder a las manos acertadas.

El último tomo de la aclamada trilogía de Isabel Allende narra las aventuras de Jaguar y Águila en una tierra exótica, poblada de espíritus y seres misteriosos y cuenta la historia de la evolución de una extraordinaria amistad.

Product Details

ISBN-13: 9789500725736
Publisher: Sudamericana
Publication date: 08/28/2004
Series: Alexander Cold Series , #3
Edition description: Spanish-language Edition
Product dimensions: 6.00(w) x 1.25(h) x 9.00(d)
Age Range: 12 - 15 Years

About the Author

Nacida en el Perú, Isabel Allende se crió en Chile. Sus libros La casa de los espíritus, De amor y de sombra, Eva Luna, Cuentos de Eva Luna, El plan infinito, Paula, Afrodita, y más recientemente Hija de la fortuna y Retrato en sepia encabezan la lista de bestselles en varios países del mundo entero. El bosque de los pigmeos es la continuación de El reino del dragón de oro y La ciudad de las bestias, una serie para jóvenes lectores.

Hometown:

San Rafael, California

Date of Birth:

August 2, 1942

Place of Birth:

Lima, Peru

Read an Excerpt

El Bosque de los Pigmeos

Capítulo Uno

La Adivina del Mercado

Auna orden del guía, Michael Mushaha, la caravana de elefantes se detuvo. Empezaba el calor sofocante del mediodía, cuando las bestias de la vasta reserva natural descansaban. La vida se detenía por unas horas, la tierra africana se convertía en un infierno de lava ardiente y hasta las hienas y los buitres buscaban sombra. Alexander Cold y Nadia Santos montaban un elefante macho caprichoso de nombre Kobi. El animal le había tomado cariño a Nadia, porque en esos días ella había hecho el esfuerzo de aprender los fundamentos de la lengua de los elefantes y de comunicarse con él. Durante los largos paseos le contaba de su país, Brasil, una tierra lejana donde no había criaturas tan grandes como él, salvo unas antiguas bestias fabulosas ocultas en el impenetrable corazón de las montañas de América. Kobi apreciaba a Nadia tanto como detestaba a Alexander y no perdía ocasión de demostrar ambos sentimientos.

Las cinco toneladas de músculo y grasa de Kobi se detuvieron en un pequeño oasis, bajo unos árboles polvorientos, alimentados por un charco de agua color té con leche. Alexander había cultivado un arte propio para tirarse al suelo desde tres metros de altura sin machucarse demasiado, porque en los cinco días de safari todavía no conseguía colaboración del animal. No se dio cuenta de que Kobi se había colocado de tal manera, que al caer aterrizó en el charco, hundiéndose hasta las rodillas. Borobá, el monito negro de Nadia, le brincó encima. Al intentar desprenderse del mono, perdió el equilibrio y cayó sentado. Soltó una maldición entre dientes, se sacudió a Borobá y se puso de pie con dificultad, porque no veía nada, sus lentes chorreaban agua sucia. Estaba buscando un trozo limpio de su camiseta para limpiarlos, cuando recibió un trompazo en la espalda, que lo tiró de bruces. Kobi aguardó que se levantara para dar media vuelta y colocar su monumental trasero en posición, luego soltó una estruendosa ventosidad frente a la cara del muchacho. Un coro de carcajadas de los otros miembros de la expedición celebró la broma.

Nadia no tenía prisa en descender, prefirió esperar a que Kobi la ayudara a llegar a tierra firme con dignidad. Pisó la rodilla que él le ofreció, se apoyó en su trompa y llegó al suelo con liviandad de bailarina. El elefante no tenía esas consideraciones con nadie más, ni siquiera con Michael Mushaha, por quien sentía respeto, pero no afecto. Era una bestia con principios claros. Una cosa era pasear turistas sobre su lomo, un trabajo como cualquier otro, por el cual era remunerado con excelente comida y baños de barro, y otra muy diferente era hacer trucos de circo por un puñado de maní. Le gustaba el maní, no podía negarlo, pero más placer le daba atormentar a personas como Alexander. ¿Por qué le caía mal? No estaba seguro, era una cuestión de piel. Le molestaba que estuviera siempre cerca de Nadia. Había trece animales en la manada, pero él tenía que montar con la chica; era muy poco delicado de su parte entrometerse de ese modo entre Nadia y él. ¿No se daba cuenta de que ellos necesitaban privacidad para conversar? Un buen trompazo y algo de viento fétido de vez en cuando era lo menos que ese tipo merecía. Kobi lanzó un largo soplido cuando Nadia pisó tierra firme y le agradeció plantándole un beso en la trompa. Esa muchacha tenía buenos modales, jamás lo humillaba ofreciéndole maní.

–Ese elefante está enamorado de Nadia –se burló Kate Cold.

A Borobá no le gustó el cariz que había tomado la relación de Kobi con su ama. Observaba, bastante preocupado. El interés de Na-dia por aprender el idioma de los paquidermos podía tener peligrosas consecuencias para él. ¿No estaría pensando cambiar de mascota? Tal vez había llegado la hora de fingirse enfermo para recuperar la completa atención de su ama, pero temía que lo dejara en el campamento y perderse los estupendos paseos por la reserva. Ésta era su única oportunidad de ver a los animales salvajes y, por otra parte, no convenía apartar la vista de su rival. Se instaló en el hombro de Nadia, dejando bien establecido su derecho, y desde allí amenazó al elefante con un puño.

–Y este mono está celoso –agregó Kate.

La vieja escritora estaba acostumbrada a los cambios de humor de Borobá, porque compartía el mismo techo con él desde hacía casi dos años. Era como tener un hombrecito peludo en su apartamento. Así fue desde el principio, porque Nadia sólo aceptó irse a Nueva York a estudiar y vivir con ella si llevaba a Borobá. Nunca se separaban. Estaban tan apegados que consiguieron un permiso especial para que pudiera ir a la escuela con ella. Era el único mono en la historia del sistema educativo de la ciudad que acudía a clases regularmente. A Kate no le extrañaría que supiera leer. Tenía pesadillas en las que Borobá, sentado en el sofá con lentes y un vaso de brandy en la mano, leía la sección económica del periódico.

Kate observó al extraño trío que formaban Alexander, Nadia y Borobá. El mono, que sentía celos de cualquier criatura que se aproximara a su ama, al principio aceptó a Alexander como un mal inevitable y con el tiempo le tomó cariño. Tal vez se dio cuenta de que en ese caso no le convenía plantear a Nadia el ultimátum de «o él o yo», como solía hacer. Quién sabe a cuál de los dos ella hubiera escogido. Kate pensó que ambos jóvenes habían cambiado mucho en ese año. Nadia cumpliría quince años y su nieto dieciocho, ya tenía el porte físico y la seriedad de los adultos.

También Nadia y Alexander tenían conciencia de los cambios. Durante las obligadas separaciones se comunicaban con una tenacidad demente por correo electrónico. Se les iba la vida tecleando ante la computadora en un diálogo inacabable, en el cual compartían desde los detalles más aburridos de sus rutinas, hasta los tormentos filosóficos propios de la adolescencia ...

El Bosque de los Pigmeos. Copyright © by Isabel Allende. Reprinted by permission of HarperCollins Publishers, Inc. All rights reserved. Available now wherever books are sold.

Table of Contents

Capitulo 1La adivina del mercado1
Capitulo 2Safari en elefante23
Capitulo 3El misionero45
Capitulo 4Incomunicados en la jungla61
Capitulo 5El bosque embrujado80
Capitulo 6Los pigmeos102
Capitulo 7Prisioneros de Kosongo122
Capitulo 8El amuleto sagrado142
Capitulo 9Los cazadores165
Capitulo 10La aldea de los antepasados180
Capitulo 11Encuentro con los espiritus193
Capitulo 12El reino del terror210
Capitulo 13David y Goliat231
Capitulo 14La ultima noche248
Capitulo 15El monstruo de tres cabezas271
Epilogo: Dos anos mas tarde287

Customer Reviews

Most Helpful Customer Reviews

See All Customer Reviews

El Bosque de los Pigmeos 4.1 out of 5 based on 0 ratings. 8 reviews.
Guest More than 1 year ago
BRAVO !!! Excelente final. Las aventuras son excelentes narrativas que sin duda alguna pronto los podria considerar Hollywood para convertir esta historia en pelicula (mientras leia estos libros me imaginaba en el cine mirando cada detalle). Creo que lo mas importante de los tres libros es que Isabel Allende supo mantener la relacion de Alexander y Nadia en su mas puro contexto donde sera el lector quien decida el futuro sentimental de ambos jovenes. Me hubiera gustado saber mas sobre el padre de Nadia. O sera el reencuentro en Brasil el epilogo de esta triologia?
Guest More than 1 year ago
Isabel Allende sigue asombrando y entreteniendonos con sus increibles historias llenas de suspenso, sentimiento y asombro.
Anonymous More than 1 year ago
Anonymous More than 1 year ago
Interesante
Anonymous More than 1 year ago
Anonymous More than 1 year ago
Anonymous More than 1 year ago
Guest More than 1 year ago
This book´s one of the greatest stories I´ve read. The scenes where the story takes place are described wonderfully, and the context itself is amazing. It´s -shamefuly- the first book I´ve read from Allende, and now I understand why everyone who reads her books adore her. I recommend it to people of all ages.